Por Ester Álvarez Guillén

El universo de las relaciones sexuales es infinito y es ahí, justamente, donde reside su riqueza. La diversidad en la cama abarca desde las distintas prácticas que se pueden llevar a cabo (masturbación, sexo oral, anal, coito, petting…), las personas participantes (ya sea una sola, dos o más, y de un género u otro), formas y tamaños de los cuerpos en general y de los genitales en particular, posturas, técnicas, etc.

No importa cuál sea la práctica elegida, las personas implicadas, o los elementos que jueguen parte. Lo que de verdad importa es hacerlo de manera libre, segura y saber disfrutarlo sacándole el máximo partido. ¿Cómo conseguir esto último? Muy sencillo: ¡conociendo algunos trucos!

Así, por ejemplo, la masturbación (ya sea a solas o en compañía) es una de las prácticas más satisfactorias y habituales. No en vano existe todo un mes, el de mayo, declarado como “Mes Internacional de la Masturbación”. Todo comenzó hace ya un par de décadas, en Estados Unidos, con una propuesta de una compañía de juguetes eróticos, en honor a la doctora Joycelyn Elders, quien defendió ante las Naciones Unidas la importancia de la masturbación como parte de la sexualidad humana.

¿Pero cómo hacer la masturbación aún más placentera? Aquí está el truco: pues simplemente sabiendo elegir el lubricante adecuado. Y es que para el erotismo manual nada más perfecto que el gel deslizante Inlube Silicone de Nuei. Al estar hecho con base de silicona, su tacto es más sedoso y su duración es mayor que la que ofrecen los lubricantes con base acuosa. A diferencia de estos últimos que se absorben rápidamente por la piel, este gel de base silicona es más denso y proporciona un grado extra de deslizamiento. Además, el Inlube Silicone está libre de azúcares, gluten y parabenos.

Las películas nos muestran las relaciones sexuales en el agua como si fuera todo muy bonito y fácil.

¿Y qué hay de las relaciones sexuales en el agua (ya sea ducha, bañera, jacuzzi, piscina…)? Las películas nos lo muestran todo muy bonito y muy fácil. Sin embargo, con el agua, la lubricación natural se entorpece y los lubricantes de base acuosa no sirven. Además, el uso del preservativo en el agua se dificulta al perderse la lubricación que traen, y con la fricción se puede romper. Por ello el Inlube Silicone es fantástico, pues no sólo es compatible con preservativos, sino que al mojarse no desaparece, sino que aumenta las sensaciones.

Si hablamos de tamaños y de penetración (ya sea anal o vaginal), da igual que se trate de penes, de vibradores (excepto los de silicona, que nunca se deben usar junto con lubricante de silicona), o incluso de verduras (como los pepinos o las zanahorias, ¡siempre usados con preservativo!), no está de más recordar que, cuanto mayor grosor, más lubricación se hace necesaria. Es decir, lo que importa para disfrutar, más que el tamaño del objeto de placer, es disponer de una lubricación potente, como la que aporta el Inlube Silicone.

Ya conoces el truco, ahora ¡haz la prueba! Ponte entre los dedos de una mano una gotita del Inlube Silicone y en la otra un lubricante de base agua, frota tus dedos y… ¡sorpréndete!

Ester Álvarez Guillén

Psicóloga, Sexóloga y Especialista en Género. Autora del blog www.esteralvarezguillen.blogspot.com.es y colaboradora de Silk & Ebony.