Por Cristina Callao

¿Importa el tamaño del pene?

Una pregunta que generalmente suscita risas nerviosas y calvario a partes iguales. La verdad, es que la sociedad coitocentrista en la que vivimos, se ha encargado de inculcarnos la premisa que “a mayor sea el pene, más placer” y sinceramente es que la realidad dista muchísimo de ésta afirmación. Y os voy a contar el motivo.

La mayoría de terminaciones nerviosas que posee la vagina, se encuentran en los primeros 5 centímetros, de ahí la escasa importancia del tamaño del pene en las relaciones heterosexuales, además, el principal órgano encargado del placer femenino, es el clítoris, que contiene más de 8500 terminaciones nerviosas.

¿Seguimos hablando de números? Pues os informo también, que el tamaño medio del pene español en erección es de unos 13’8 centímetros.

Entonces ¿por qué nos fustigamos pensando en que la medida de nuestros genitales es condición sine qua non de placer? ¿No sería mejor empezar a desaprender todos los tópicos erróneos que arrastramos desde años ha, y promover el disfrute de nuestra sexualidad de una forma libre de prejuicios, placentera, explorando y reconociendo nuestro mapa erógeno?

El tamaño medio del pene español en erección es de unos 13’8 centímetros.

Yo, sin duda, creo firmemente en esta última postura, puesto que liberarse del sufrimiento innecesario y empezar a reconocer qué zonas, qué pliegues de nuestro cuerpo se estremece a las caricias, a los besos, a los masajes, tanto los que nos proporciona nuestra pareja como los que nos proporcionamos nosotros mismos, eso sólo puede ser reconfortante y reparador para cuerpo y mente.

Afortunadamente, el mercado de los juguetes y la cosmética erótica, cada día nos lo pone más fácil y más accesible con la existencia de múltiples artículos que favorecen y facilitan el placer sexual. No hay que olvidar que los juguetes eróticos están hechos para divertirse y no pretenden ser el consuelo, ni tampoco el rival de nadie. Por tanto, su uso en el espacio íntimo, hace que la relación sexual se convierta en una experiencia más excitante y por ende, mucho más placentera para todos los participantes de la interacción. Así que no tengas miedo en incluir lubricantes para facilitar y divertirte, así como potenciadores del orgasmo para multiplicar las sensaciones corporales y todos aquellos juguetes que os apetezca incluir. El límite está en vuestra imaginación.

Y a ti ¿qué es lo que realmente te importa?

Cristina Callao

Psicóloga, especializada en Educación Sexual, Crecimiento Erótico y Terapia de Pareja. Colaboradora en el espacio de sexualidad “El Matí de Radio4”, RTVE.